Ahorro domestico en tu hogar, medidas


Solicita tu servicio doméstico en wayook.es

¿No sabes cómo llevar a cabo el ahorro domestico cada mes? ¿Tienes problemas para llegar a fin de mes y no encuentras una solución? ¿No sabes cómo reducir tus facturas?

En la mayoría de los hogares no existe una planificación de los gastos básicos para regular el ahorro domestico, por lo que se tiende a despilfarrar dinero sin saber exactamente qué estamos pagando por cada cosa. Tener un control de las facturas de electricidad, agua, Internet, hipotecas, comida, etc., resulta fundamental para controlar nuestra economía y el ahorro domestico y al mismo tiempo saber donde podemos ahorrar algo de dinero.

 

1. ILUMINACIÓN. Uno de los principales pagos que más desestabilizan el ahorro domestico son las facturas de la electricidad. Resulta inevitable consumir energía, especialmente en meses muy calurosos o fríos. Pero sí que existen algunos trucos que nos ayudarán a reducir la cifra final de estas facturas y así ayudar al ahorro domestico. Concretamente, la iluminación supone el 20% del consumo energético. Identifica los puntos de tu hogar donde necesitarás más luz. Después, coloca bombillas de bajo consumo, al mismo tiempo que reguladores que te permitan controlar la intensidad. Por supuesto, apaga las luces de aquellas habitaciones que no estés utilizando.

2. TEMPERATURA.  La temperatura ideal para la casa ronda los 20ºC. Si gradúas correctamente la temperatura podrás tener un ahorro domestico de hasta 100 euros al año. Para ello puedes instalar desde 30 euros un termostato, que te permitirá adaptar la temperatura según te convenga, y con algunos podrás incluso programar cuándo deben encenderse los radiadores. Si tienes caldera, revísala periódicamente ya que la grasa y la suciedad hace que la caldera consuma más. Al mismo tiempo, si tienes persianas mantenlas subidas durante el día para que el calor del sol caliente de manera natural la casa, y bájalas al atardecer. También deberás adaptar tu ropa a la estación en la que te encuentres. No tiene sentido utilizar manga corta en pleno invierno a cambio de subir la calefacción. Resulta más práctico y económico abrigarse un poco más al mismo tiempo que bajamos la temperatura y ahorramos. En este post puedes ampliar más información sobre cómo mantener la temperatura en casa.

3. PRESUPUESTO. Existen numerosos programas en Internet y apps que te ayudarán a planificar el presupuesto mensual con el que cuentas. Ten presente todos tus gastos y dónde puedes reducir las facturas. Teniéndolos localizados, será mucho más fácil poder realizar acciones específicas en el ahorro doméstico.

4. AGUA. El agua es un recurso el cual debes cuidar. No malgastes agua innecesariamente con baños largos cuando con una ducha es suficiente. Al mismo tiempo, ten en cuenta que el inodoro no es un cubo de la basura. Haz uso de la cisterna sólo cuando sea necesario. Para la basura, puedes colocar un pequeño cubo en el baño. En cuanto al resto de grifos de la casa, ciérralos cuando no los estés utilizando, especialmente cuando te laves lo dientes o friegues los platos, con estas sencillas acciones contribuirás a reducir la factura de la luz y a mejorar el ahorro domestico.

5. COMPRAS. Seguro que habrás escuchado antes eso de no hacer la compra con hambre. Y es totalmente cierto, ya que así evitarás cargar el carro de la compra con alimentos innecesarios o que no tenías previsto comprar. Para ello, lo mejor es que elabores una lista como las de siempre. Para artículos de uso cotidiano, puedes comprar los más económicos y verás reducidos tus gastos y mejorado el ahorro domestico.

6. LAVADORA. Cuando necesites poner una lavadora, y siempre que la ropa no esté muy sucia, es preferible que laves en frío, ya que si lavas en caliente consumirás el 90% de energía al tener que calentar el agua. Carga la lavadora al máximo, y haz lo mismo con el lavaplatos siempre que vayas a utilizarlo, así reducirás la veces que utilizas estos electrodomésticos.

7. RECICLA Y REUTILIZA. Reciclando estarás ayudando a conservar el medio ambiente. Al mismo tiempo, aprende a reutilizar utensilios como cepillos de dientes usados con los que puedes limpiar las juntas de los azulejos, o camisetas rotas o antiguas, las cuales puedes usar como paños. También puedes aprovechar al máximo todos los botes, ya sea de champú, gel o lavavajillas, añadiendo un poco de agua antes de que se acaben.

 

Siguiendo estas propuestas, tu bolsillo notará el ahorro domestico en todo lo relacionado con el hogar. Además, en la mayoría de las propuestas también estarás contribuyendo a no malgastar los recursos del planeta. Como has podido comprobar, no se trata de hacer grandes cambios, ni de cambiar electrodomésticos o instalaciones.  En Wayook te mostramos pequeños gestos que mejorarán la economía familiar. No lo dudes y benefíciate de todos ellos.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo