Campana extractora: ¿Cómo debemos limpiarla?


campana extractora

Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

La campana extractora es muy necesaria a la hora de cocinar y mantener la cocina limpia libre de humos, grasas y olores desagradables. Es importante mantenerla limpia para una correcta higiene a la hora de cocinar.

Por más cuidado que tengamos a la hora de cocinar, la campana extractora es un lugar donde la grasa se acumula sin remedio especialmente en las rejillas. Tener los filtros de la campana extractora sucios es como no tener campana. Como ya se sabe,  limpiar la campana extractora de la cocina es una de las tareas del hogar más engorrosas. Hoy os vamos a enseñar unos consejos para que vuestra campana extractora esté libre de grasas y olores.

¿Cómo limpiar la campana extractora?

Antes de empezar a limpiar la campana extractora,  es aconsejable ablandar toda esa grasa acumulada. Os recomendamos que pongáis una olla con 2 litros de agua y añadir al agua zumo de tres limones con la campana extractora encendida. Dejaremos que el agua hierva y que actúe durante 15-20 minutos. Esto hace que el vapor suba y se ablande la grasa que ha quedado en las rejillas. Puedes retirar toda esa grasa con un papel de cocina después de que actúe el agua con limón.

Es muy importante que recuerdes desconectar la campana extractora  para no correr ningún riesgo.

Debemos tener los utensilios adecuados para realizar una correcta limpieza y no rayar la campana extractora. Os recomendamos que utilicéis una esponja suave con agua y jabón desengrasante o amoniaco.

Según el modelo de la campana extractora se desmonta de diferentes formas. Primero debes retirar las rejillas. Lo ideal es limpiarlas con un cepillo y amoniaco o jabón desengrasante. Deja que el jabón actúe unos minutos para despegar bien la grasa. Después aclarar con agua caliente y se dejan a secar. Deja secar todas las piezas para su posterior montaje y repasa con un trapo.

Para limpiar el filtro es esencial saber de qué material está fabricado por lo que nos ayudaremos del libro del fabricante:

–          Fieltro: Se puede lavar  mano sin escurrirlo demasiado y dejar secar al aire libre.

–          Carbón o papel: Este tipo de filtro se debe cambiar.

–          Metal: Este se puede lavar con agua caliente y detergente.

Para limpiar el interior de la campana lo idóneo es utilizar una bayeta o estropajo impregnado con amoniaco o jabón desengrasante. Aclara y después de que todo esté perfectamente seco lo volvemos a colocar.

Es muy importante que se tenga el hábito de limpiar la campana extractora una vez al mes por lo menos. La grasa de las campanas extractoras es muy peligrosa ya que si por cualquier razón se prende fuego en una sartén, la grasa hará de perfecta conductora. Si mantenemos una correcta higiene y tenemos los filtros limpios con regularidad nos será más fácil su limpieza.

Recomendaciones

–          Limpia el filtro desmontable cada 3 meses.

–          Cambia el filtro de carbón cada año.

–          Limpia la parte exterior con un estropajo suave.

–          Seca con un paño de algodón, microfibra o toalla de papel que no sea áspera.

–          Utiliza aceites protectores o brillo para el acero inoxidable.

 

 

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

2 comments

Añade el tuyo
  1. Mar 29 abril, 2016 at 00:14 Responder

    Buenas noches,hace poco limpié la campana extractora por fuera con amoniaco y alcohol de quemar y no la sequé y se quedó marca y ronchas de la misma limpieza, que puedo utilizar para que no quede marca?
    Gracias

  2. wayook 2 junio, 2016 at 15:23 Responder

    Buenas tardes Mar, te recomendamos que sigas los consejos de limpieza que te hemos explicado anteriormente en el post. A continuación utiliza un paño de microfibra para secar la campana extractora y dejarla en perfecto estado.
    Muchas gracias por su comentario, un saludo

Poner un nuevo comentario