Frigorífico: cómo limpiarlo correctamente.


Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

Otro de los electrodomésticos que, debido a su gran tamaño, nos cuesta muchísimo limpiar es el frigorífico. Por eso hoy en Wayook te damos una serie de consejos para que lo mantengas limpio a diario y también te vamos a enseñar cómo limpiarlo de forma correcta.

El frigorífico es el electrodoméstico que más limpio debe de estar, puesto que en él guardamos los alimentos que van a formar parte de nuestra nutrición. Por ello, un correcto mantenimiento que mantenga alejadas a las bacterias de nuestros alimentos es muy importante, a pesar de que sea una de las tareas del hogar que más nos cuesta realizar. Un frigorífico limpio y con unas buenas condiciones higiénicas se traduce en unos alimentos bien conservados y en bienestar, ya que nos garantizaremos evitar futuros problemas de salud y llevar una alimentación saludable y sana.

Lo más recomendable es hacer un mantenimiento diario limpiando los estantes cada vez que se derrame algo y hacer una limpieza en profundidad del interior cada dos meses aproximadamente. Uno de los principales problemas del frigorífico es que lo utilizamos como una despensa, acumulando productos que seguramente no necesiten conservarse en el frigorífico, lo que acaba provocando que este electrodoméstico desprenda un olor desagradable. Para evitar estos malos olores, a parte de mantener el frigorífico lo más limpio posible, existen una serie de ambientadores naturales que harán que estos desaparezcan, o al menos se mitiguen. Por ejemplo, podemos partir un limón a la mitad e introducir en su interior unas hojas de cualquier tipo de hierba aromática (como la hierbabuena o la albahaca por ejemplo). Después, pon un palillo en el medio, clava la otra mitad del limón por encima y colócalo en un plato o un vaso en el interior del frigorífico. Además de utilizar hierbas aromáticas, también podemos clavar unos granos de clavo de olor en su interior. El clavo es un excelente ingrediente que absorbe los malos olores y desprende una fragancia muy agradable.

Otra alternativa muy utilizada es hacer un ambientador con granos de café. El café es un estupendo remedio puesto que también absorbe los olores de maravilla. Lo que tendrás que hacer será tostarlos durante cinco minutos y colocarlos en un cuenco en tu nevera. ¡Verás cómo los malos olores desaparecen rápidamente!

No obstante no todos los problemas del frigorífico son los malos olores, debemos aprender a limpiarla de la manera correcta para evitar que los alimentos entren en contacto con bacterias y puedan producirnos problemas graves de salud.

 

¿Cómo tengo que hacer la limpieza del frigorífico?

Lo primero que hay que hacer es desconectar el frigorífico de la corriente y vaciarla de todos los alimentos que haya en su interior. ¡No te olvides de deshacerte de los que estén en mal estado y de los que tengan una apariencia dudosa! Sí tu frigorífico tiene un congelador unido (es decir, si es una nevera tipo combi), tendrás que descongelarlo.

El siguiente paso es sacar todas las baldas, cajones y partes extraíbles del frigorífico para limpiarlos a fondo. Existen diferentes productos adecuados para su limpieza. Si llevas demasiado tiempo sin limpiar el frigorifico lo más recomendable es utilizar una mezcla de bicarbonato sódico y agua. Una vez que hayas aplicado esta mezcla, aclara estos elementos con abundante agua y para terminar utiliza un paño seco. Si las baldas y cajones no están muy sucios puedes optar por utilizar vinagre blanco o simplemente el jabón que utilices para fregar la vajilla. Ten en cuenta que si las baldas de tu frigorífico son de cristal, debes evitar utilizar agua muy caliente, puesto que el contraste de frío y calor puede hacer que se rompan o aparezcan grietas indeseadas.

A continuación, deberás pasar a limpiar las juntas y las gomas de tu frigorífico. Son una parte muy específica que acumula mucha suciedad y humedad, y un mal mantenimiento puede ocasionar la aparición de moho. Si este es tu caso, disuelve en agua caliente un poco de lejía y con ayuda de un cepillo de dientes elimina estas manchas tan desagradables.

Una de las partes que nadie suele limpiar de la nevera es la bandeja de líquidos. ¡Muchas personas no saben ni siquiera que existe! Normalmente en la mayoría de los modelos podréis encontrarla en la parte baja del frigorifico. Esta bandeja es una de las partes del frigorífico que más suciedad acumula, por lo que deberás limpiarla con lejía o vinagre. No te preocupes puesto que esta parte no entra en contacto con los alimentos y puedes utilizar casi cualquier producto.

¿Qué es lo siguiente que tienes que hacer? Muy sencillo, limpiar el interior del frigorífico. Para ello, desde Wayook te recomendamos los mismos productos que para la limpieza de las partes extraíbles. Si necesita una limpieza muy a fondo utiliza bicarbonato sódico, si no, basta con que utilices el jabón de lavar la vajilla. ¡No te olvides de limpiar la parte interior de la puerta! Una vez que esté enjabonado, acláralo con agua tibia y sécalo con un paño.

Por último, también deberás limpiar la parte exterior del frigorífico. Este es el paso más sencillo puesto que basta con utilizar agua y jabón. Si tienes un frigorífico de acero inoxidable puedes limpiarlo con vinagre blanco o con aceite de oliva, para que la superficie quede brillante. La parte posterior también es muy importante mantenerla limpia puesto que las bobinas acumulan muchísimo polvo y si no se limpia esto puede acarrear problemas en el funcionamiento del frigorífico.

 

Recuerda que una buena limpieza del frigorífico significa no solo una buena higiene en la cocina, sino también una alimentación correcta y una mejora en tu bienestar físico. Así que ya sabes, ¡manos a la obra!

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo