Limpiar cristales de manera rápida y eficaz


Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

Todos sabemos que limpiar cristales es una de las tareas del hogar más pesadas y que es muy común que después se vuelvan a manchar muy rápido o no queden perfectamente limpios. Tus cristales quedarán relucientes con estos consejos sobre cómo limpiar cristales de ventanas y qué productos utilizar.

Trucos útiles para limpiar cristales en casa.

La principal herramienta para la limpieza de ventanas es la escobilla de goma. Cuanto más adecuada sea al tamaño de lo que queramos limpiar… mejor, ya que te permitirá ajustarla a cada rincón del cristal de una forma muy cómoda y eficaz. En lugar de un trapo u otro utensilio,  lo mejor es utilizar un papel de periódico para secar los cristales. Observarás cómo es una de las herramientas más efectivas y económicas para una perfecta limpieza de tus cristales. De esta manera ahorrarás y realizarás esta tarea con un presupuesto muy bajo. Usando el papel de periódico para su limpieza, las pelusas y el polvo no se quedarán adheridos al cristal, el cual tampoco se rayará usando este truco. Además unas ventanas limpias evitan la entrada de plagas como, por ejemplo, los mosquitos.

El vinagre es el limpiador natural por excelencia utilizado en el hogar y en la limpieza de cristales, en particular, es el mejor remedio para conseguir que brillen. Por lo tanto, lo que tenéis que hacer es mezclar un poco de vinagre con agua y colocarlo sobre las superficies a limpiar. Lo más práctico y limpio es utilizar un dispensador en spray, os ayudará a que todas las partes del cristal queden impregnadas y tratadas. Procura frotar bien todas las partes sucias del cristal y sécalo con papel de periódico, como te hemos recomendado anteriormente.

El amoniaco es otro producto que podéis usar, su efecto desengrasante y limpiador hará que obtengas resultados muy gratos. Hay que utilizarlo con cuidado y en estancias bien ventiladas, también es recomendable hacer un descanso de vez en cuando, puesto que es peligroso exponerse a este producto durante un periodo prolongado de tiempo. Reduce el amoniaco con agua, del mismo modo que con el vinagre, y empieza la limpieza de los cristales de las ventanas. Conseguirás resultados excelentes con un producto que no raya, es barato y además no deja rastros de ningún tipo en las ventanas ni superficies acristaladas

Esperamos que estos consejos sobre cómo limpiar cristales os hayan sido de utilidad y que con estos pequeños trucos consigáis una limpieza perfecta en vuestro hogar

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo