Limpiar el horno de forma natural y económica


Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

Limpiar el horno es una de las tareas más tediosas y que más trabajo nos cuesta realizar. Por ello hoy vamos a darte una serie de consejos para que te resulte mucho más sencillo y no pierdas tanto tiempo a la hora de limpiarlo.

La cocina y, concretamente, los electrodomésticos que hay en ella son los que más bacterias y suciedad acumulan. Además al limpiar el horno hay que tener especial cuidado, puesto que los alimentos están en contacto directo con él. Por ello la mejor opción es no usar productos muy agresivos o tóxicos para limpiarlo. De este modo, lo más recomendable es limpiarlo de forma habitual y no dejar que los restos de comida se queden impregnados durante mucho tiempo para mantener este electrodoméstico limpio durante la mayor cantidad de tiempo posible. Para ello hoy, desde el blog de Wayook, te ofrecemos algunos trucos caseros para hacer limpiar el horno a fondo.

¿Cómo hay que limpiar el horno?

Para no deteriorarlo lo mejor es usar un estropajo o una esponja suave; de esta manera evitaremos rallarlo y quitar el esmalte de este electrodoméstico. Lo primero que hay que hacer es retirar los restos de comida secos que queden en el interior, recuerda que el horno debe estar completamente frío. Para ello, lo mejor es ablandarlos usando una bayeta empapada en agua y jabón y pasándola por todo el horno.

Como ya te hemos adelantado, para limpiar el horno no hay que utilizar productos tóxicos como puede ser cualquier anti-grasa potente que utilicemos para limpiar la cocina. Por lo que el producto más adecuado es el bicarbonato de sodio. El siguiente paso, por lo tanto, sería preparar una mezcla de bicarbonato y agua (utiliza una cucharada de bicarbonato por cada vaso de agua) y, con ayuda de un pulverizador, expandir la mezcla por el interior del horno para dejarlo reposar unas doce horas. Si quieres limpiar el horno de forma que tenga un efecto más duradero y rápido puedes hacer una pasta de bicarbonato. Para ello solo tienes que invertir la mezcla: un vaso de bicarbonato con un poco de agua, expandir la mezcla con un paño y dejarlo reposar durante dos horas.

Para retirar la mezcla, lo más eficaz es utilizar una esponja empapada en vinagre y, después, aclararlo con un trapo empapado en agua para quitar todos los restos de vinagre y, finalmente, deberás encender el horno a una temperatura de 150 grados durante 15 minutos para que este seque. De esta forma conseguirás dejar el horno impecable y listo para utilizarlo sin riesgo alguno de que ningún producto tóxico afecte a los alimentos.

Además del bicarbonato de sodio, otra de las formas más eficaces para dejar el horno reluciente es limpiar con vinagre blanco. No obstante, te recomendamos este producto para la limpieza diaria de este electrodoméstico aplicándolo con una esponja suave, después de cada uso y una vez que esté frio. Al limpiar el horno de forma habitual evitarás que se acumulen restos de comida (generalmente la primera causa de deterioro) y que desprenda malos olores que empeoran el ambiente de tu hogar.

Siempre puedes adquirir productos de limpieza específicos para limpiar el horno, sin embargo recuerda que pueden tener gran cantidad de químicos tóxicos, por lo que siempre será mejor optar por productos naturales como los que te hemos presentado aquí. Estos son igual, o incluso más, efectivos y además estarás contribuyendo a mejorar el medio ambiente ya que no son contaminantes.

Siguiendo estos pequeños consejos conseguirás limpiar el horno de una forma natural, económica y en menos que canta un gallo.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo