Limpiar una chimenea paso a paso


Solicita tu servicio doméstico en wayook.es

Limpiar una chimenea puede resultar ser una de las tareas más desagradables y complejas en el mundo de la limpieza. El hollín ensucia mucho y es difícil de eliminar.

Los rectos de la combustión del fuego son sustancias muy tóxicas, alquitranadas y letales, en las que su incorrecta limpieza, puede provocar que la chimenea se incendie o combustione mal generando humos desagradables y peligrosos.

Limpiar una chimenea y el tiro de ésta es un trabajo complejo y no muy agradable, pero si utilizas el equipo correcto y sigues unos sencillos consejos te puede resultar más fácil.

 

Para comenzar a limpiar una chimenea necesitas:

–       Hojas de papel de periódico

–       Linterna

–       Cepillo de metal para limpiar una chimenea

–       Cepillo duro de nylon

–       Pala

–       Guantes

–       Bolsas de basura

–       Trapos y toallas

–       Cepillo y recogedor

 

Tras tener preparados todos los instrumentos recomendados para limpiar una chimenea, tienes que seguir los siguientes pasos:
  1. Utiliza un mono de limpieza o ropa vieja que no vayas a volver a utilizar para limpiar una chimenea. Cubre todas las partes del cuerpo y utiliza guantes de goma y gorro para proteger tus manos y pelo.
  2. Coloca sábanas y toallas cubriendo los muebles que estén cerca de la chimenea.
  3. Cubre con papel de periódico el suelo y todos los alrededores de la chimenea.
  4. Prepara un contenedor de basura para ir depositando papeles y restos tras limpiar una chimenea.
  5. Comprueba que las cenizas están bien apagadas y frías. Si están apagadas retira la rejilla para poder limpiarla aparte. Con una pala recoge las cenizas hasta dejar limpio el cajón de la chimenea. Utiliza si es necesario una aspiradora.
  1. Inspecciona la chimenea y el tiro. Utiliza la linterna para ver bien el interior. Comprueba que la salida del aire está libre y raspa los laterales donde este incrustado el hollín.
  2. Utiliza un cepillo de metal circular,  para raspar el interior del tiro. Frota por todas las paredes para ir despegando el hollín.
  3. Tras eliminar el hollín de las paredes utiliza un cepillo de alambre para limpiar las rejillas. Frota de arriba abajo para que salga toda la mugre que queda en las paredes.
  4. Limpia el cajón con agua y jabón. Y ve retirando los papeles que están alrededor. Recógelos con cuidado ya que estarán llenos de hollín. Introdúcelos con cuidado en el cubo de basura.
  5. Limpia las paredes y el frontal con una esponja y bayetas. Cuando el agua deje de estar oscura, enjuaga y seca las paredes con papel y toallas viejas.
  6.  A continuación, el siguiente paso para limpiar una chimenea es limpiar las rejillas y las demás piezas de metal con un cepillo de alambre.
  7. Sécalas cuidadosamente con papel de periódico para que no se oxiden.
  8. Cuando este todo limpio puedes retirar las sabanas y papeles que han estado protegiendo los alrededores.
  9. Coloca cada pieza en su lugar y cierra el conducto del air.

Si como muchas personas no necesitas limpiar una chimenea porque no dispones de chimenea en casa, pero sí de aire acondicionado con bomba de calor, también podrás disfrutar de una temperatura agradable en casa, teniendo en cuenta también estos consejos prácticos para limpiar el aire acondicionado. 

 Tras limpiar una chimenea estarás cansado y muy sucio pero el resultado será muy gratificante. Además, en Wayook podrás encontrar el mejor servicio de limpieza a domicilio estés donde estés, por lo que una vez que tengas tu chimenea limpia, podrás disfrutar del calor de tu hogar mientras Wayook se encarga del resto de la casa.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo