Limpieza de los suelos de casa


limpiar suelo

Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

Dentro de una casa hay que dedicarle tiempo a la limpieza de los suelos, cada casa tiene suelos diferentes y cada uno de estos suelos se limpia de diferente forma y además con diferentes productos. A continuación les mostramos la mejor forma para la limpieza de los suelos.

Siempre hemos oído que la humedad y el agua son malas para el parquet y esto es cierto porque pueden provocar levantamientos o que las tablas se pudran. Por lo tanto, la limpieza de los suelos de parquet o tarima flotante se debe realizar cada día con una mopa o con un aspirador que tenga un cepillo especial. Aunque de vez en cuando para una mejor limpieza de los suelos de parquet o tarima flotante, podemos fregar este tipo de suelo con una fregona bien escurrida con un poco de jabón neutro y unas gotitas de vinagre. A pesar de esto, siempre es mejor utilizar aquellos productos que se hayan diseñado especialmente para fregar este tipo de suelos. Hay manchas con las que hay que tener especial cuidado, por ejemplo, para quitar una mancha de huevo en nuestro parquet hay que limpiarla con una esponja con agua y sal y luego aclarar. Para que el acabado de nuestro parquet sea bueno, lo mejor es barnizarlo, ya que, el barniz es duro y resistente a los desgastes.

La mejor forma de limpiar toda clase de suelos es con una mopa de vapor, es importante que esta se caliente rápidamente como la mopa de Leifheit CleanTenso que se calienta en tan solo 30 segundos lo que permite que puedas empezar a limpiar inmediatamente. Además cuenta con regulación gradual del vapor para adaptarse a suelos de madera barnizada o de baldosas o piedra, también cuenta con una bayeta de microfibras intercambiable que recoge toda la suciedad. Puedes visitar nuestra tienda para ver este producto así como otros de Leifheit que te harán la vida más fácil.

mopa leifheit

Los suelos de madera natural también son muy delicados, antes de realizar la limpieza de los suelos de madera tenemos que saber si estos son impermeables o no. Para los suelos que no son impermeables lo mejor es barrerlos con un cepillo blando o con una mopa. En cambio, los suelos que sí son impermeables se pueden limpiar con una fregona bien escurrida.

El mármol es uno de los materiales más valorados cuando queremos decorar las casas. Los suelos de mármol se ensucian con mucha frecuencia además de perder brillo, esto se debe a que, el mármol es un material muy poroso. La humedad, al igual que en los suelos de parquet, es muy perjudicial para estos suelos. Cuando queremos realizar la limpieza de los suelos de mármol lo mejor es hacerlo con un trapo o esponja y con agua y jabón. Pero si las manchas permanecen mucho tiempo lo mejor es utilizar otras técnicas como por ejemplo mojar una esponja con agua y vinagre, esto se utiliza sobre todo, si el mármol se oscurece o se pone amarillo. Para la limpieza de los suelos de mármol que están muy sucios lo mejor es limpiarlos con agua muy caliente mezclada con un poquito de agua oxigenada. Con este tipo de suelos nunca podemos utilizar productos abrasivos como la lejía. Una de las mejores técnicas para proteger los suelos de mármol es aplicar una capa de cera, así después se pueden limpiar mejor. Además cada cuatro o cinco años lo mejor es llevar a cabo un pulido a máquina del suelo, para limpiar las manchas que son imposibles de quitar, y luego darle brillo.

Los suelos cerámicos son los más habituales en nuestras casas, debido a que, estos duran mucho tiempo; además este tipo de suelos son muy bonitos y decorativos. ¿Pero cómo realizamos la limpieza de los suelos cerámicos? Todos los días deberíamos limpiarlos, para ello, podemos utilizar la aspiradora o la escoba. Aunque una vez por semana se deberían limpiar con agua para quitar toda la suciedad. Primero tenemos que barrer y después fregar con agua tibia mezclada con un poquito de un limpiador especializado para este tipo de suelos. Después de fregar lo mejor es secarlo muy bien para evitar las marcas y manchas. Las juntas de las baldosas también hay que limpiarlas, para ello, se puede utilizar un cepillo de dientes mojado con los productos especiales para limpiar estas zonas. Si quieres mantener los suelos cerámicos de tu casa brillantes, uno de los mejores trucos caseros es frotar el suelo con vinagre blanco de alcohol y directamente secarlo con un paño.

mopa de leifheit

Cada día se utilizan más los suelos vinílicos, ya que, estos suelos no se deforman por la presencia de la humedad, además son muy resistentes al desgaste y son de una gran durabilidad. La limpieza de los suelos vinílicos es muy fácil, lo primero que debemos hacer es barrer la superficie o aspirarla. Después de esto, hay que fregarla con agua templada y utilizando un limpiador PH neutro. En este tipo de suelos no se deben utilizar los productos muy abrasivos como la lejía, ya que, lo pueden dejar opaco; además tampoco es recomendable fregar con estropajos porque pueden rayar el suelo. Para un mejor acabado podemos encerar el suelo con los productos recomendados para ello y así conseguiremos que nuestro suelo brille. También para que nuestro suelo brille a la vez que lo protegemos podemos aplicarle una capa de barniz transparente.

Los suelos de linóleo son muy resistentes y duraderos además de bonitos y baratos, por esto se utilizan en muchas casas. Con este tipo de suelos hay que tener especial cuidado de que no se rayen para que nos puedan durar el mayor tiempo posible en buen estado. Para la limpieza de los suelos de linóleo, lo primero que debemos hacer al igual que en cualquier tipo de suelo, es barrerlo, ya sea, con una escoba o con una aspiradora. Después de esto lo tenemos que fregar con agua caliente mezclada con un poquito de vinagre blanco, la fregona siempre la tenemos que escurrir bien porque el agua puede estropear el suelo. Para este tipo de suelos los productos muy abrasivos, como la lejía, tampoco son buenos. Cuando tenemos suelos de linóleo con manchas antes de fregar deberíamos quitar estas manchas para ello hay un truco infalible que consiste en esparcir un poco de bicarbonato en la mancha y después limpiarla con agua con vinagre y un poquito de jugo de limón; después de esto si ha quedado algún resto de bicarbonato simplemente hay que humedecer una esponja con agua caliente y apoyarla sobre el bicarbonato para absorberlo.

leifheit moqueta

Por último los suelos de moquetas y alfombras suelen acumular bastante suciedad sobre todo polvo. Para la limpieza de los suelos con moquetas o alfombras lo mejor es utilizar una aspiradora potente que tenga filtros anti-ácaros, pero sólo con esto no es suficiente. Si queremos limpiar nuestra moqueta de una forma más profunda lo mejor es utilizar los elementos específicos para ello, como por ejemplo, máquinas de detergente, de vapor o de polvo. Si manchamos la moqueta con algo líquido y la mancha aún sigue húmeda lo mejor es tapar la mancha con talco para que absorba la grasa y luego limpiarlo con un detergente mezclado con unas gotas de amoniaco.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo