Limpieza del calzado y mantenimiento


Solicita tu servicio doméstico en wayook.es

Una parte muy importante a la hora de vestirnos son los zapatos. En muchas ocasiones descuidamos su limpieza y su mantenimiento, pero no podemos olvidar que a través de ellos podemos comunicar muchos aspectos de nuestra personalidad. Por lo tanto, si nuestros zapatos están sucios, transmitiremos sensación de abandono. Sin embargo, si le dedicamos un par de minutos a la limpieza del calzado, los dejaremos como nuevos y nuestro aspecto será impecable.

El principal aspecto que deberás tener en cuenta sobre la limpieza del calzado, es el tipo de material con el que está hecho, pues variará mucho los productos y el procedimiento que tendrás que realizar para limpiar tus zapatos si, por ejemplo, son de charol o si son de ante.

 

A continuación te mostramos una serie de trucos para llevar a cabo una correcta limpieza del calzado y mantenerlos según su material:

 

· Charol/Antic.

Para eliminar las manchas en este tipo de material, utiliza un algodón y mójalo en leche o en vinagre. Seguidamente, seca el zapato con un paño seco y frótalo con fuerza, ya que así recuperarás el brillo original de tus zapatos.

 

· Napa/Pull-Up/Boxcalf.

Para la limpieza del calzado hecho de napa, hay que tener en cuenta que este material suele acumular mucho polvo, por lo que puedes utilizar un paño de algodón seco, y frotar fuertemente como en el ejemplo anterior para dar más brillo. Para conseguir un mejor resultado, puedes aplicar crema incolora o del tono del zapato. Utiliza una esponja suave para aplicar la crema.

 

· Ante/Nobuck/Serraje.

Para evitar las manchas en este tipo de material, utiliza un spray hidrofugante. A diferencia del ejemplo anterior, no es recomendable aplicar cremas en los zapatos de ante. Pero sí puedes utilizar spray repelente del polvo para la limpieza del calzado de ante. Puedes leer más consejos sobre cómo limpiar el ante en el siguiente post.

 

· Tejidos.

Los zapatos hechos con diferente tejidos pueden limpiarse con un paño. Mezcla un poco de agua y jabón neutro y utiliza el paño, pero sin llegar a empapar el zapato. Si lo que necesitas es eliminar una mancha en concreto, puedes recurrir a los quitamanchas comunes de ropa.

 

· Sintético.

Si necesitas la limpieza del calzado de material sintético, solo tienes que frotar con un paño húmedo para eliminar las manchas. A la hora de secar el zapato, recuerda siempre dejarlo secar a temperatura ambiente.

 

· Engrasados.

Aplica grasa especial para este tipo de material y ayúdate de un cepillo para zapatos. Especialmente son muy recomendables la grasa de caballo y también las ceras naturales para la limpieza del calzado con este material.

 

· Piel rectificada.

Con los zapatos sintéticos, simplemente utiliza un paño húmedo y frota sobre las posibles manchas. Si hubiera manchas no superficiales, puedes utilizar un reparador blanco.

 

· Cuero.

Por ultimo, si lo que necesitas es limpiar un zapato de cuero, quita el polvo con un trapo húmedo y frota enérgicamente para sacar todo el brillo posible al zapato. Después aplica un poco de crema incolora o del color de la piel del zapato. Si a pesar de haber seguido todos los pasos persiste alguna mancha, sólo tienes que pasar un paño humedecido en agua y jabón neutro sobre la mancha en cuestión.

 

Como puedes comprobar, son trucos muy sencillos que no te llevarán más de dos minutos y con los que tus zapatos estarán siempre limpios. Recuerda que los zapatos pueden decir mucho de tu personalidad, por lo que debes intentar cuidarlos y mantenerlos tan relucientes como el primer día.  Si tienes en cuenta estas recomendaciones, la limpieza de los zapatos dejará de ser un problema para ti, los conservarás mejor y durarán mucho más tiempo en buen estado.

 

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo