Comer en la oficina: recetas y consejos


Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

Comer en la oficina se está convirtiendo en una costumbre diaria para todos nosotros, por lo que hoy vamos a darte una serie de consejos para que puedas seguir llevando una alimentación saludable aunque sea desde la oficina.

Las grandes ciudades, el estrés, las prisas y el poco tiempo hace que muchas personas opten por no ir a comer a casa. Lo que puede resultar perjudicial si comer en la oficina se convierte en sinónimo de restaurantes de comida rápida. No obstante, si optamos por llevarnos la comida a la oficina, tener que planificar las comidas diariamente puede resultar una ventaja muy saludable para nuestra alimentación. Además, comer en la oficina nuestros propios platos caseros no solo será ventajoso para nuestra salud, sino que también nos ahorrará una cantidad de dinero que a final de mes se notará en nuestros bolsillos. Está claro que nadie puede permitirse comer todos los días de restaurante ¡y menos en los tiempos que corren y con lo cara que está la vida! Está claro que tener que comer fuera de casa es un quebradero de cabeza para la mayor parte de la gente y muchas veces caemos en el error de consumir bocatas de la cafetería o sándwiches de las máquinas expendedoras.

Por ello, desde Wayook te recomendamos que te olvides de lo fácil y empieces a ahorrar dinero y a ganar salud. Opta por los famosos tuppers y pásate al lado sano de comer en la oficina. Pero no te quedes en los platos básicos como ensaladas o la pasta con tomate, existen multitud de recetas sanas que puedes preparar fácilmente sin tener que preocuparte por no estar llevando una alimentación saludable. A continuación vamos a darte dos recetas diferentes para que empieces a fabricarte tu propio menú para comer en la oficina.

 

Tortilla de salmón

(para cuatro personas)

 

Solo tardarás en prepararla veinte minutos. ¡Sigue leyendo y ponte manos a la obra! Los ingredientes que necesitarás para su elaboración son los siguientes:

–          350 gramos de salmón ahumado

–          150 gramos de cebolla

–          Pimienta negra y sal.

–          6 huevos

–          Aceite de oliva

Cocinarlo es muy fácil. Tienes que seguir los siguientes pasos:

–          Corta el salmón ahumado en trozos pequeños.

–          Calienta la sartén con el aceite y sofríe la cebolla.

–          Bate los huevos y añádele la pimienta negra, la sal y el salmón.

–          Cuando la cebolla esté dorada, añade la mezcla a la sartén.

–          Cuando los huevos estén cuajados, saca la tortilla ¡y listo!

Esta receta es perfecta para comer en la oficina y deslumbrar a tus compañeros de trabajo. Acompáñalo de fruta como postre y tendrás una comida de tupper saludable y equilibrada.

 

Crema fría de calabacín

(para cuatro personas)

En caso de que no tengas la posibilidad de comer en la oficina un plato caliente, te traemos una receta alternativa que podrás consumir sin necesidad de calentarla en el microondas. Los ingredientes que necesitas para preparar este plato son los siguientes:

–          Tres calabacines.

–          Una cebolla.

–          Cuatro patatas.

–          Un litro de caldo de pollo.

–          Sal y pimienta negra.

–          Una cucharada de aceite de oliva.

Hacer esta receta también es muy sencillo, ¡toma nota!

–          Pela y corta los calabacines y la cebolla en rodajas.

–          Rehógalo en una cazuela hasta que quede pochado.

–          Pela y corta las patatas en rodajas.

–          Añade las patatas y el caldo a la olla.

–          Déjalo cocer unos 30 minutos.

–          Pásalo por la batidora y déjalo enfriar.

Esta receta también es muy simple y combinado con un postre (ya sea un yogurt o cualquier tipo de fruta), es una alternativa sana a la comida rápida para comer en la oficina. Si quieres que la crema de calabacín quede más suave añádele un poco de nata para cocinar, ¡el resultado es espectacular!

Como consejo final, queremos recomendarte que si tienes que comer en la oficina hagas una cena más cuantiosa, puesto que normalmente estas comidas son más ligeras. Eso sí, cena siempre a una hora temprana y que siempre sea un menú acompañado de fruta, para hacer la digestión bien antes de irte a dormir. Y recuerda, tener que comer en la oficina no significa no poder llevar una alimentación saludable.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo