CÓMO INCORPORAR HÁBITOS SALUDABLES A TU VIDA


Reserva tu limpieza en wayook.es
9,90€/hora

Ahora que va a comenzar un nuevo año, tomamos conciencia de que la vida es un proceso constante de cambios donde el aprendizaje ocupa un lugar muy importante. Todo el mundo necesita avanzar, y para ello es necesario ir adquiriendo nuevos hábitos saludables y conocer nuevas herramientas para desempeñar las funciones de un trabajo, o bien para aplicarlas en nuestra vida personal.

Tocar la guitarra, aprender un idioma o saber bailar son algunos ejemplos de acciones y hábitos saludables que necesitan de preparación. Al mismo tiempo, existen otra serie de hábitos negativos con los que queremos acabar definitivamente para dejar paso a otros que nos aporten mayores beneficios. Pero, ¿cuánto tiempo necesitamos para incorporar nuevos hábitos saludables a nuestras vidas y cuánto necesitamos para eliminar un hábito negativo?

Los expertos dicen que 21 días son suficientes para que nuestro cuerpo y nuestra mente entiendan que la nueva actividad que hemos estado desarrollando a lo largo de esos días va a pasar a ser una constante en nuestro día a día, son los hábitos saludables y rutinarios. Por lo tanto, una vez pasado ese período, no nos supondrá un sobreesfuerzo dedicarnos a nuestro nuevo hábito. Lo mismo ocurre cuando se trata de eliminar hábitos negativos que por una razón u otra nos perjudican, como por ejemplo, fumar.  Así, una vez superados los primeros 21 días, nuestro cerebro entenderá que el tabaco ha dejado de ser una actividad rutinaria, y por lo tanto, no nos supondrá tanto problema avanzar sin él a partir de esos 21 días.

La teoría de los 21 días fue ideada por Maxwel Maltz, un cirujano plástico que descubrió que tras una amputación sus pacientes necesitaban ese tiempo para no sentir el miembro fantasma.  A raíz de este descubrimiento, continuó investigando al respecto aplicando la teoría de los 21 días en el ámbito físico y también emocional, como por ejemplo, la pérdida de un ser querido, un cambio de residencia, o la adaptabilidad a las funciones de un nuevo empleo.

Lo más importante a tener en cuenta de esta teoría, si queremos llevarla a la práctica, es que de nada servirá si interrumpimos la acción durante un día.  Su efectividad radica en la fortaleza y confianza que nos aporta realizar una determinada actividad (o no realizarla) durante 21 días seguidos, incluyendo por supuesto los fines de semana. Como decíamos, nuestra mente interpretará después de ese tiempo que los nuevos hábitos saludables que hemos adquirido siempre han estado ahí, por lo que podremos llevarlos a cabo sin esfuerzo alguno.

Para poner en práctica esta teoría, hay que tener muy presentes una serie de pautas que nos ayudarán a ser consecuentes con nuestra decisión, pues tendremos que mantenernos firmes durante 21 días seguidos, sin caer en la tentación de abandonar, pues perderemos todo lo que hayamos conseguido hasta el momento.

 

Estos son algunos de los consejos que te proponemos si estás decidido a incorporar  nuevos hábitos saludables a tu vida o desechar un hábito negativo:

· Debes ser realista. No puedes proponerte conseguir en 21 días perder 20 kg o dominar completamente un idioma que nunca antes habías estudiado. Al igual que cuando realizas un entrenamiento de running, debes empezar moderadamente para alcanzar tu objetivo, que puede ser completar un maratón.

· Focaliza todas tus energías en sólo un hábito. Intentar incorporar varios hábitos saludables sería excesivo, ya que estarías enviando demasiada información contradictoria a tu cerebro, por lo que existiría el riesgo de que abandonaras todo tipo de actividad que estés intentando convertir en un hábito al sentirte saturado. Al mismo tiempo, el abandono te haría sentir que has fracasado, un sentimiento muy negativo y con el que te costará mucho más retomar el hábito. Por lo tanto, no tengas prisa, escoge tus objetivos e inténtalos uno a uno.

· Como la constancia es la premisa de esta teoría, será importante visualizar cada uno de los 21 días. Para ello, puedes utilizar un calendario donde tacharás los días, sintiendo que poco a poco te vas acercando a tu objetivo. Esto te aportará motivación para continuar.

· Escribe una lista con los objetivos que deseas realizar. Como comentábamos anteriormente, escoge uno de ellos y céntrate en conseguirlo. Cuando lo hagas, táchalo de la lista y escoge un nuevo hábito. Al conseguir uno a uno la lista de hábitos saludables que quieres incorporar a tu vida, o eliminar, te irás llenando de motivación y fuerza para continuar.

· No todo el mundo tiene las mismas habilidades, por lo que tendrás que analizar el avance diario de tu hábito para saber si estás progresando o no. Si no consigues avanzar adecuadamente, tendrás que repetir la acción hasta que la domines. Ten en cuenta que esta teoría es una estimación de los días que necesita nuestro cerebro y nuestro cuerpo para adaptarse a un cambio, pero lograr incorporar nuevos hábitos saludables a veces necesita de más tiempo. Por lo tanto, evalúa el progreso y sé consecuente a la hora de saber el tiempo que necesitas para llegar a incorporarlo en tu día a día.

· Crea tus propias normas. Nadie mejor que tú conoce cómo funciona tu mente y cómo responde tu cuerpo cuando intentas realizar una actividad nueva. En función de esto, deberás crear la estrategia que mejor se adapte a tu vida.

· Conecta tu hábito a una recompensa.  La consecución de un hábito debe ir ligada a la obtención de un beneficio. Esa será la recompensa que te motivará y alentará cuando creas que no puedes más.  No servirá de nada esforzarte si tus valores y objetivos no están alineados.

 

Debemos acostumbrarnos a los cambios, tanto a aquellos elegidos deliberadamente como otros que puedan presentarse de imprevisto. Adaptarnos a lo nuevo es bueno para nuestro cerebro. La contradicción surge entre lo que es bueno para una persona y lo que realmente nos apetece. Pero es ahí donde debemos esforzarnos para educar a nuestro cerebro, y también a nuestro cuerpo, con nueva información, teniendo siempre presentes los beneficios que nos va a reportar desde el primer momento. Cultiva tu paciencia, y disfruta de haber conseguido todos los logros que te hayas propuesto y de los beneficios de haber incorporado tus nuevos hábitos saludables. En cuanto a los hábitos saludables de la limpieza de tu hogar, Wayook se encarga, ya que podrás reservar en tres cómodos pasos al mejor profesional de limpieza a domicilio para que disfrutes aún más de tu tiempo libre.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo