Síndrome postvacacional, ¿Cómo superarlo?


Solicita tu servicio doméstico en wayook.es

Ha llegado Septiembre y el síndrome postvacacional se palpa en el ambiente. Volvemos a la rutina, a los días oscuros, lluviosos, donde los momentos de diversión con la familia y amigos pasan a un segundo plano, tras un verano inolvidable de días interminables de sol, llenos de anécdotas, viajes, comilonas y reencuentros…

Volvemos a la ciudad, a planificar cada minuto de nuestro tiempo, a poner límites a cualquier actividad que nos plantean porque al día siguiente tenemos que trabajar, ocuparnos de los niños, visitar a los abuelos, tener el frigorífico lleno y no tener que ocuparnos del servicio doméstico

Esta situación conocida como síndrome postvacacional nos produce un estado anímico de apatía, poco productivo, triste y depresivo que debemos controlar lo antes posible cambiando nuestra actitud dando paso a un nuevo ciclo tras el paso de la temporada estival.

Tenemos que recuperar hábitos de la rutina diaria poco a poco, sin agobios, buscando momentos para nosotros, para hacer lo que nos gusta, practicar actividad física, pasear por la ciudad, merendar con tus hijos o tomar una copa de vino con tu pareja. Los cambios siempre provocan ansiedad, nerviosismo, desconcierto… pero debemos llevarlo lo mejor posible, con pausa, paciencia y una gran sonrisa.

Cada vez más el síndrome postvacacional se está instalando en nuestro círculo más cercano, es fácil escuchar a un amigo que lo sufre, a un compañero que no lo supera o incluso a niños que lo padecen como consecuencia de la actitud y estado anímico de sus padres tras las vacaciones.

Hablar de este síndrome, del síndrome postvacacional, se ha convertido en algo habitual en las conversaciones en septiembre, en los grupos de desayuno, en las puertas de los colegios o en las conversaciones con los vecinos al saludarlos cuando nos rencontramos tras unos meses sin vernos. No deberíamos bajar la alerta ante esta situación ya que muchas personas no logran controlarlo pasadas unas semanas y pueden llegar a convertirse en enfermedades graves como la depresión o la ansiedad crónica.

Para evitar padecer esta situación y empezar con energía el nuevo ciclo que comienza tras las vacaciones de verano podemos seguir los siguientes consejos:

  • Enfrentarse a lo positivo con energía, sacar lo mejor de lo que nos pasa y sentirnos afortunados por tener obligaciones con nosotros mismos, con nuestros compañeros y con nuestra familia. Sentirnos realizados en la vida es primordial para ser feliz. Por este motivo hay que buscar el equilibrio laboral con el personal para así llevar con energía las rutinas diarias.
  • Alejar pensamientos negativos y apáticos, reflexionar sobre la situación en la que nos encontramos en este momento, ser realista y positivo. Alejar de nuestro entorno personas negativas, tristes, pesimistas… las personas tóxicas no nos aportan en la vida.
  • Sentirnos afortunados por tener trabajo. Si no lo tenemos no podemos tener vacaciones. Es un deber que asumimos durante todo el año que nos permitirá tener vacaciones. Si el trabajo no es del todo satisfactorio busca una solución, prepárate un nuevo proyecto, da un giro a tus funciones o busca un trabajo que te haga feliz.
  • Organizarnos de forma escalonada, no todo debe ser para hoy, tenemos que priorizar las necesidades y preferencias. Crear un calendario de obligaciones y actividades ayuda a disfrutar del tiempo.
  • Metas a corto plazo, si es importante no lo dejes para mañana, ponte en marcha lo antes posible y soluciona y pon fin a las tareas que estén dando vueltas por tu cabeza. Ejecuta tus tareas.
  • Mantener nuestros hobbies y actividades después de la rutina diaria es muy importante para no volver a la monotonía radical, dedicar un mínimo de tiempo al día a realizar una actividad que nos guste y nos llene de satisfacción. No hace falta mucho tiempo, solo el necesario para desconectar y sentirnos bien con nosotros mismos.
  • Descansar y dormir suficiente, es primordial para poder generar energía, debemos descansar lo suficiente para poder desempeñar nuestras tareas eficientemente. No dormir provoca cansancio, ansiedad, nerviosismo… estas sensaciones son barreras para comenzar el día con positividad, entusiasmo y alegría.
  • Planifica a largo plazo las tareas secundarias, seguro que todo lo que tienes pensado hacer no es tan importante como para tenerlo preparado para mañana. Prioriza las tareas y traslada en el tiempo las menos importantes para llevarlas a cabo más adelante. Si intentamos hace todo a la vez y rápido no lo haremos correctamente.
  • Disfruta planificando los fines de semana y los puentes, para que lleguen las vacaciones de verano aún falta mucho, ocupa tu mente en planificar el fin de semana con actividades que te permitan desconectar de la rutina, busca tiempo para ti, para hacer lo que te gusta, llama a un amigo que hace tiempo que no sabes de él y planifica una quedada… estas pequeñas actividades hacen que la semana pase más rápido y el fin de semana sea productivo.
  • Recuerda con alegría tus vacaciones, lo bien que lo has pasado, lo que has disfrutado y lo afortunado que eres por poder tener días libres y hacer lo que te gusta con tu familia y amigos. Las vacaciones debemos recordarlas como un periodo de desconexión y renovación para volver a la rutina con las pilas cargadas, con nuevas metas e ilusiones.

Para hacer más suave la vuelta al día a día confía en Wayook ( www.wayook.es) para las tareas domésticas que tanta pereza te dan al volver de vacaciones. Olvídate de limpiar tu casa o planchar el uniforme y disfruta de tu tiempo olvidándote de la limpieza. Pon tu casa en buenas manos con los profesionales del equipo de Wayook.

Comprueba tu disponibilidad  

Comparte este post

No hay comentarios

Añade el tuyo